Santísimo nombre de María

La fiesta comenzó en 1513 como una celebración local en Cuenca, España, celebrada el 15 de septiembre.

En 1587 el Papa Sixto V trasladó la celebración al 17 de septiembre. El Papa Gregorio XV extendió la celebración a la archidiócesis de Toledo en 1622. En 1666 los carmelitas descalzos recibieron permiso para rezar el Oficio Divino del Nombre de María cuatro veces al año. En 1671 la fiesta se extendió a todo el Reino de España. Desde allí, la fiesta se extendió a toda España y al Reino de Nápoles.

En 1683, el rey polaco, Juan Sobieski, llegó a Viena con su ejército. Antes de la batalla de Viena, Sobieski puso a sus tropas bajo la protección de la Santísima Virgen María. Al año siguiente, para celebrar la victoria, el Papa Inocencio XI añadió la fiesta al Calendario Romano General, asignándole el domingo dentro de la octava de la Natividad de María.

La reforma del Papa Pío X en 1911 devolvió la importancia a la celebración de los domingos por derecho propio, después de haber sido sustituidos a menudo por las celebraciones de los santos. Así, la celebración del Santo Nombre de María se trasladó al 12 de septiembre. Más tarde, en el mismo siglo, la fiesta fue eliminada del Calendario Romano General en 1969 en la reforma del Calendario por el Papa Pablo VI, como una especie de duplicación de la fiesta del 8 de septiembre de la Natividad de la Santísima Virgen María, pero no dejó de ser una fiesta reconocida del Rito Romano, siendo mencionada en el Martirologio Romano el 12 de septiembre. En 2002, el Papa Juan Pablo II restableció la celebración en el Calendario Romano General.





Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado