La Fe y María

Incluso la Fe no es un fin en sí mismo, sino un instrumento para amar a Dios, por lo tanto al prójimo, para salvar el alma y así ganar el Paraíso. Allí desaparecerán la Fe y la Esperanza, las obras de caridad, porque estaremos “todo en todo en Dios” y gozaremos eternamente de la visión de Dios, su Hijo y continuando a través de los siglos por la humanidad. Ella que no tuvo que salvar su alma y ganarse el cielo porque fue inmaculada y pura y sin mancha desde el principio en el pensamiento eterno e infinito de Dios, miremos y encomendémonos a ella, encontraremos al Hijo.



Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado