Dónde se muestra su amor? En la Cruz.

1 Juan 4:17-19

[17]En esto ha llegado el amor a su plenitud con nosotros: en que tengamos confianza en el día del Juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
[18]No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo;
[19]quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor. Nosotros amemos, porque él nos amó primero.

Solo aquellos que son impenitentes por sus pecados deben temer la justicia divina (ver 2 Tesalonicenses 1:5-10). Dios conoce nuestra fragilidad y, como el padre del hijo pródigo, corre a nuestro encuentro y nos abraza.

Como testifica santa Teresa de Lisieux, también la justicia de Dios irradia la luz de su misericordia. Ella escribe: “A mí, Él me ha revelado Su infinita misericordia, y veo todos Sus otros atributos a la luz de eso. Así, todos parecen resplandecer de amor: Su justicia, quizás, más aún que las demás, está revestida de amor, porque qué dulce alegría es pensar que Dios es justo; que, en otras palabras, Él tiene en cuenta nuestras debilidades y comprende perfectamente la fragilidad de nuestra humanidad”.

Santa Faustina también escribe que cuanto más conocemos el amor de Dios, menos le tememos: “El amor echa fuera el temor. Desde que llegué a amar a Dios con todo mi ser y con todas las fuerzas de mi corazón, me abandonó el miedo. Incluso si escuchara las cosas más aterradoras sobre la justicia de Dios, no le temería en absoluto, porque lo he llegado a conocer bien. Dios es amor, y su Espíritu es paz”.



Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado