Salmos, 136

Misericordia Divina en Oración,

Alabanza y Adoración

Salmo 136

El pueblo de Israel se refirió al Salmo 136 como el “Gran Hallel”, el gran canto de alabanza.

Este salmo, al igual que los Salmos 105, 106, 111 y 135, relata cómo el amor misericordioso y el poder de Dios se han manifestado a su pueblo. Dios muestra su poder amoroso en la creación (ver 136: 4-9) y al rescatar a Israel de la esclavitud y llevarlo a la tierra prometida (ver 136: 10-22).

Su amor misericordioso protege y provee a Israel (ver 136: 23-24) y provee alimento para todas sus criaturas (ver 136: 25).

El "amor inquebrantable" (hesed) del Señor es el amor y la misericordia infinitamente confiables que lo caracterizan.

Como escribe San Juan Pablo II, “Es fácil comprender por qué los salmistas, cuando desean cantar las más altas alabanzas del Señor, prorrumpieron en himnos al Dios de amor, ternura, misericordia y fidelidad. …

El Antiguo Testamento anima a la gente… a apelar [a Dios] por misericordia, y les permite contar con ella; les recuerda su misericordia en el tiempo previsto según su voluntad.




Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado