Ser cómo Dios pero con las imperfecciones del hombre

Desde siempre el hombre se ha querido parecer a aquél que lo creo y que éste niega su existencia. El hombre cómo dios o el hombre que reemplaza al mismo Dios. Esta es la propuesta que analiza Yuval Noah Harari en su libro "Homus Deus" y que en conversación con Iñaki Gabilando explica de forma breve en una charla y que señalamos en este post.

Ante estas ideas sólo basta pensar lo necesario de que el ser humano crezca en habilidades propiamente humanas. No tenemos mucho que añadir a lo que Jesús de Nazaret presentó, nada podemos aportar a la redención del hombre por el mismo Hijo de Dios. Sólo podemos ayudar a que otros muchos conozcan el camino de la vida eterna que comienza en esta misma vida. ¿Por qué debemos los católicos estar dispuestos a presentar nuestra fe en nuestra sociedad con nuestra vida? Porque de ello depende que alcance el mayor bien, el amor infinito de Dios. Todas las almas tienen derecho a alcanzar ese bien supremo, otros no lo creen.

¿Se puede vivir sin religión? Quizá no, por definición de humano, por definición de religión, porque un colectivo humano sin ficciones quedaría inerme frente a cualquier otro que se invente un dogma con el que sus creyentes puedan reconocerse y cohesionarse. Ya les pasó a los neandertales. Publicado en "El País"19/10/2016

Recomendamos escuchar desde el minuto 14 porque es el momento en que la propuesta se muestra como posible. 


 

Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado