Madre de Dios, 1 de enero

San Atanasio nos enseña que las fe necesita de un pensamiento y razón organizada. 

Hoy se anuncia un misterio maravilloso: ha ocurrido algo nuevo: Dios se ha hecho hombre;  siguió siendo lo que era y se ha convertido en lo que no era;  y aunque las dos naturalezas permanecen distintas, él es una.

El arrianismo enseñó que el Hijo fue creado por el Padre y de ninguna manera es igual a él. Este fue en muchos sentidos un enfoque más “puro” y más “espiritual” de la religión, ya que no obligó a Dios a sufrir la experiencia indigna de estar hecho de carne. El Islam es esencialmente arriano. Pero el arrianismo deja una brecha infinita entre Dios y el hombre, y finalmente destruye el Evangelio, dejándolo como una farsa o como una parodia cruel. Solo siendo ortodoxos e insistiendo en la identidad de las naturalezas del Padre, del Hijo y del Espíritu, podemos comprender verdaderamente la bondad de la creación y el amor de Dios, y vivir de acuerdo con ellos. Por esta razón, muchos extractos de las obras de San Atanasio se han adoptado como segundas lecturas en el Oficio de lecturas.



Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado