Confía en el Señor

Jeremías 17, 5-8

Así dice el Señor:
Maldito quien confía en el hombre,
y en la carne busca su fuerza, 
apartando su corazón del Señor.
Será como un cardo en la estepa, 
no verá llegar el bien; 
habitará la aridez del desierto, 
tierra salobre e inhóspita.
Bendito quien confía en el Señor 
y pone en el Señor su confianza: 
será un árbol plantado junto al agua, 
que junto a la corriente echa raíces;
cuando llegue el estío no lo sentirá, 
su hoja estará verde; 
en año de sequía no se inquieta, 
no deja de dar fruto.

San Lucas 6, 17. 20-26

En aquel tiempo, bajó Jesús del monte con los Doce y se paró en un llano con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón.
El, levantando los ojos hacia sus discípulos, le dijo:
–Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
–Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
–Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.
–Dichosos vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre.
Alegraos ese día y saltad de gozo: porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.
Pero,¡ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo!
¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!
¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!
¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas.


Entradas populares

Imagen

El Martirio

Imagen

Evangelio Comentado