Bailad!

AQUI EN YOUTUBE
https://youtu.be/MhCW6LDAhF4

-- 

CONVERSION ES ACOGER LA GRATUITAD 

Nunca sacios. Nunca contentos. Nunca serenos. Una generación perdida. Gadget de cada forma, accesorios cada vez más miniados. El mundo al alcance de una chat. No falta prácticamente nada. Pero de la felicidad ni la sombra. La intolerancia a cada dificultad, el rechazo categórico a cualquier sufrimiento. Energías profusas a la búsqueda de la mejor calidad de la vida. Y la vida corre sin ninguna calidad. Acolchados de cosas, somos una generación sentada sobre el alma. Y las orejas tapadas. Los Profetas son puesto en ridículo. Silenciados, de cada sus palabras destilamos las pocas convenientes. Buscamos siempre y sólo nuestra pura renta. En casa, en el despacho, al cole, somos el permanente centro de gravedad, y que todo nos gire perfectamente al alrededor, si no...

Pero sobreviene la Cruz. Y todo está perdido, nos hundimos en depresiones galácticas, el sentido del hacer y el pensar extraviados. Y los Profetas, hoy como siempre en la historia, todos endemoniados. Glotón y borrachos. No fueron y no son creíbles para. Fue un loco Noé, construyó un arca en el bonito medio de una llanura, donde no habia mar. Y resplandecia el sol y se trabajaba, se formaban familias, se gozaba de la vida. Y aquel loco seguía construyendo un arca. Y un día os puso dentro parejas de animales y su familia, y cerrò la puerta. De repente un trueno, un diluvio de agua y todo era perdido. Matrimonios, trabajos, posadas, todo barrido fuera. Y el arca estuvo allí, amparo y salvación de un puño de locos.

Los gritos de Juan, él también era un loco, ciertamente endemoniado. La ley, los tabús, las Diez Palabras, pacotilla para subyugar. Y la misericordia paciente de Jesús sentada junto a los malvados. Un borracho, un chocho. Ha renunciado a la vida y se dedica a prédicar vanas utopías. Pienso y por eso soy. En mis pensamientos ninguna misericordia, el amor sólo es lo de la carne, el resto son bolas, no existe nada fuera de mis esquemas pensados. Pura enajenación, opio de los pueblos.

Y llega la Cruz. Es verdadera la Cruz. Es dura la Cruz. Hace mal. Los clavos surcan la carne y la torturan, el dolor se hace lancinante. Las espinas adormecen la mente. ¿Dónde están los pensamientos que me han hecho ser? ¿Dónde están las muchas cosas que han llenado tiempo y barriga? "¡Israel si tú me escucharas!". Pero no hemos escuchado. Ninguna Palabra. Demasiado duras. Demasiado buenas. No eran por nosotros las Palabras de Dios. Y ahora nos encontramos solos frente a la Cruz.

Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras. La sabiduría de la Cruz ha desvelado el engaño. Las obras escondidas de un corazón infinito. El amor testarudo de Dios que busca sin descanso a la oveja extraviada. "No han escuchado a nadie, tendrán piedad de mi Hijo." Y en cambio no, ninguna piedad. Burlado, insultado, condenado, crucifijado. Y estaba allí la única verdadera Sabiduría, en El muerto nuestra vida. No hubo otro que hacer, el Dios tuvo que morir así. Mudo, como oveja frente a los esquiladores. No tuvimos de ello alguna consideración, sin embargo estaba llevando nuestros pecados. Nuestra vida necia, engañada, borracha de cosas e ideas, estuvo allí, sobre sus hombros, nuestras horas perdidas traspasaron Sus membros.

Y la semilla caída a tierra murió. Y de Su muerte dentro de nuestra muerte, brotó la vida. Sabiduría de un milagro. La Justicia de la Cruz ha ejecutado al enemigo. La verdad resplandece en Su resurrección. Hemos perdido mucho de nuestra vida, ilusos hemos cerrado orejas y corazón a los muchos Profetas que el Padre nos mandó. Y nos hemos perdido. Pero no, no todo es acabado. No hemos nacido para morir así. Levantamos hoy nuestra mirada a Él que hemos traspasado, rindámosnos a Su amor desconsiderado. No endurecemos hoy nuestro corazón. Viene el Señor a salvar lo que està perdido.

Acojámoslo hoy en este nuestro Adviento. Cómo María parémonos a Sus pies. De rodillas, en su extrema debilidad, María reconoce la propia pobre realidad. Humilde, arrodillada sobre el "humus", la tierra que, sin el Espíritu, no deja de ser nada destinado al nada. "Quien no llora sobre lo que hace falta llorar, no podrá alegrarse nunca", (S. Fausti, Una comunidad lee el Evangelio de Matteo, Milán, 1998, Pág. 207). Maria a los pies de Jesús, desnuda e indefensa frente a la predicación del Bautista, a la llamada a la conversión, la sola capaz de abrir el corazón a la alegría de la misericordia. Maria en la verdad. A los pies de Jesús, en Su intimidad, contemplando aquellos pies benditos que han abierto el camino a su libertad. A la felicidad. A los pies de Jesús, lista a la obediencia, abandonada a la voluntad de Dios.

María acogida por Jesús, en Su banquete de perdón y paz. He aquí la actitud más pura, más verdadera, la único que se sienta bien al cristiano. A los pies de Jesús, la parte buena que no será sacada nunca, la presencia dulce del Señor en cada instante del día. Jesús que llena nuestra vida. El temor capaz de discernir el tiempo favorable, el Kairos en el que Su amor viene a visitarnos. A los pies de Jesús, ésto es el único modo sensato y sabio de vivir, en el temor de Dios, el principio de la Sabiduría, la puerta que abre el camino al Cielo.

P. Lapicca

----


Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado