Riquezas acumuladas

AQUI EL COMENTARIO EN YOUTUBE
https://youtu.be/CU2VCrCNpaw

-------------

Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,13-21):

En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.» Él le contestó: «Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?» Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.» Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: "¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha." Y se dijo: "Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida." Pero Dios le dijo: "Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?" Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.»

-----

LA SABIDURÍA DE LA CRUZ NOS ENRIQUECE DELANTE A DIOS CON LOS HERMANOS AMADOS EN CRISTO JESÚS

"¡Un hombre!" Así Jesús les contesta al "tío" y a cada uno de nosotros, insatisfechos y siempre en busca de justicia. "¡UN hombre!" porque en él y en nosotros Cristo intercepta a Adán. Rico "cerca de Dios" en el Paraíso, frente a la "cosecha abundante" recibida en "herencia", se ha parado a "dialogar consigo mismo" y ha quedado entrampado en la mentira del demonio. Como nos ocurre cuando, frente a la historia, nos retiramos en nuestra razón haciendo espacio a las adulaciones del enemigo que nos convencen que es todo una injusticia porque nadie se ha percatado que el verdadero dios somos nosotros. 

Bien, yo "sé que hacer" para remediar y hacerme justicia: ¡acumular! He aquí porque vivimos a cabeza baja a "acumular tesoros para nosotros mismos": mujer, marido, amigos, dinero, todo fagocitado en la concupiscencia y codicia. Por eso "no sabemos que hacer" con los dones de Dios, no "tenemos" donde ponerlos porqué el corazón está endurecido; y así, en el miedo de perderlos, los cerramos en los "graneros" de nuestro egoísmo, cada vez más grandes para saciar el vacío de un dios sin paraíso; los días gastados a planear y poner en agenda "por muchos años" descanso y gozo y ningún día reservado a la muerte. 

Hasta a aquel dia en que un "hermano", otro Adán engañado como nosotros, no nos roba "la herencia", nuestro tiempo, el honor, la carrera, los derechos; hasta a que la "noche" de los acontecimientos oscuros y dolorosos no viene a "pedirnos" la vida revelando la "necedad" de quien hace depender la vida de los "bienes" destinados a corromperse. Entonces nos hacemos maestros del Maestro, enseñándole como y cosa juzgar para justificar nuestra codicia. 

Y Jesús, que es Dios, también "juzga" hoy, pero con la cruz. Los proyectos basados en el egoísmo se revelan espinas clavadas en la cabeza, preocupaciones, angustias y noches sin dormir. Las riquezas acumuladas con avidez son clavos que nos impiden la libertad de donarnos y ser felices. ¿Pero deseamos de veras vivir así? ¿No verdad? Entonces escucha, ahora que estas a tiempo: Cristo ha tomado sobre de si esta nuestra cruz, se ha dejado matar de nuestra codicia y ha resurgido para donarnos la auténtica "herencia", la "parte buena y mejor que nadie podrá robarnos. 

He aquí "que hacer": quedar como Maria "cerca de" Cristo para enriquecernos con Él. En el matrimonio, abriéndonos a la vida que Dios quiere donarnos "estandos lejos" de semanas blancas y pantallas extraplanas que las familias numerosas no pueden permitirse. En el estudio, gastando las horas en el sacrificio que nos hace adultos y "ricos" en madurez y responsabilidad. Donar en todo sitio y a todos "la cosecha abundante" del amor que llena el "campo" de nuestra vida para enriquecer el Cielo de "hermanos" que buscan en nosotros la herencia perdida.

P. Lapicca (Japón)

-- 

Entradas populares

Imagen

Evangelio Comentado

Imagen

El Martirio